Al Comité Olímpico para honrar a Elliott Castro Tirado

Elliott Castro TiradoLas honras fúnebres del periodista deportivo Elliott Castro Tirado comienzan el 25 de julio en la sede del Comité Olímpico de Puerto Rico en Puerta de Tierra, San Juan confirmó su hija Elga. El periodista murió el domingo 23 de julio 2017 de un fallo cardio-respiratorio.

El martes 25 de julio familiares y amigos íntimos acompañan la comitiva fúnebre que parte desde la Funeraria Buxeda en Hato Rey hacia la Casa Olímpica, a las 9:30 a.m.

A las 10:00 a.m. está previsto que se abran las puertas del Comité Olímpico para recibir al periodista, sus familiares y amigos. El público está invitado a participar en todos los actos.

A las 2:00 p.m. el féretro será trasladado de vuelta a la Funeraria Buxeda. Allí permanecerá el resto de la tarde y noche. El miércoles 26 de julio habrá una misa a las 6:00 p.m. Sus restos serán cremados.

Elga asegura que su padre “no había pedido nada en particular. Salsa”.

El mejor periodista deportivo

Puerto Rico acaba de perder al “mejor periodista deportivo de Puerto Rico”, Elliott Castro Tirado. De eso dan fe expertos en materia deportiva y periodística como Chú García o el medallista olímpico Jaime Espinal así como la legión de amigos que cultivó a través de su vida profesional.

Fue el mejor periodista porque conocía de medios. “dominaba perfectamente todos los medios, haciendo del micrófono una espada de Damocles, por poderoso; de la cámara de TV una vitrina de su sonrisa ‘feabella’, que producía obligadamente alegría en los teleespectadores por genuina y refrescante; y del teclado de la maquinilla o la computadora una poesía de patria, ya que nunca renunció a su nacionalismo radical”, consigna el articulista García.

Tenía 68 años. Era un ingeniero industrial pero se dedicó al periodismo deportivo desde el año 1974.

Elliott Castro TiradoEran las 10:21 de la mañana cuando el personal médico certificó su deceso por un fallo cardio-respiratorio, el domingo 23 de julio del 2017. Se mantuvo con respiración asistida durante más de 50 días en condición delicada luego de un derrame cerebral. A la sala de intensivo del Hospital San Pablo en Bayamón, ingresó el 29 de mayo.

Según Elga, a pesar de la delicada condición su padre “estaba alerta en ciertos momentos”.

Elliott era el menor de tres hijos. Sus hermanas Nydia Milagros (Milly) y Carmen Lydia (Yiyi) siempre estuvieron pendientes de él, al igual que su compañera Vilma Ramos, madre de Elga.

“Yo sabía que a mi papá lo querían un montón, pero en estos cincuenta y pico de días las personas han sido… muy expresivas. Les agradezco a todos la atención y las oraciones”, dijo Elga al confirmar la muerte de su padre.

Elliott era colegial y premio nacional de periodismo

Se graduó del Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de Mayagüez (CAAM) y fue durante décadas editor deportivo y columnista del semanario Claridad.

Era una de las voces más autorizadas y respetadas en el ámbito del periodismo deportivo en el que se desempeñó desde el año 1974. Solidificó su carrera como comentarista y analista de múltiples eventos internacionales, incluyendo Juegos Olímpicos, Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos, transmisiones de los torneos de voleibol y baloncesto superior y en las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI), entre muchos otros.

También fue contertulio del programa radial deportivo, La Descarga Original (Radio Isla 1320 AM) junto a Francisco “Paquito” Rodríguez, el historiador Carlos Uriarte, el ex director del torneo de voleibol y narrador hípico Norman H. Dávila y Joaquín Porrata Doria.

El portal mayaguezsabeamango.com se siente honrado de haber contado con la colaboración afectiva y profesional de Elliott.

La Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPRO), de la que fue vicepresidente en los años 80, reconoció su destacada trayectoria como periodista deportivo al otorgarle el Premio Nacional de Periodismo en el año 2010.

Los titulares de los periódicos, revistas, estaciones de radio, televisión y las redes sociales lamentaban su deceso y recordaban una de sus frases más célebres: “Que bueno es”. Una frase que alargaba con gusto para destacar el valor de los atletas nuestros. De todo lo nuestro y todo aquello que tuviera mérito.

Lo más loable de Elliott, destaca García en una columna publicada a solo horas su deceso en endi.com, es que “respetaba la opinión ajena, al menos en mi caso; y nunca se cansaba de buscar la verdad, ni de ensalzar a los atletas boricuas con su frase lapidaria de ¡que bueno es!”.

Con la muerte de Elliot, “se apaga la luz incandescente del deporte borincano, pero se prende su legado, digno y esperanzador en una era en que las redes sociales acuchillan en los pechos al oficio del periodismo libre sin ataduras”, subrayó García.

Elliott Castro TiradoLa lucha por sacar a la Marina de Vieques, las luchas por la excarcelación de los presos políticos, la lucha por la defensa de los derechos humanos, la lucha sindical, y la lucha titánica por mantener el semanario Claridad, eran lugares comunes para Elliott. Los escenarios del Festival de Claridad ya lamentan su ausencia.

Más grande de lo que imaginan

El atleta, luchador y medallista de plata olímpica Jaime Espinal, confesó estar triste “porque se me fue un hermano, un maestro, el caballero de la sonrisa eterna”.

En una columna publicada en el diario digital endi.com, Espinal destaca que “Elliott Castro además de un gran periodista deportivo fue un guerrero del deporte que defendía las maravillas de ser atleta. Por eso se movía entre los jóvenes, para ayudarlos a interesarse por el deporte”.

Javier reconoce que la labor más importante que hizo Elliott se produjo detrás de las cámaras y a micrófono apagado.

“Muchos quizás no sepan las grandes obras que hizo sin un micrófono y sin una cámara de frente. Yo estuve con él en algunas ocasiones. Elliott iba a los residenciales públicos y hablaba con quien tuviera que hablar para que le permitieran crear un equipo de baloncesto, alejar los jóvenes de las drogas y encaminarlos a través de eventos deportivos.

El atleta, que se prepara para competiciones en Pensilvania y Francia, lamentó no poder acompañar a la familia de Castro en estos momentos. “Se nos fue una de las grande voces del deporte; más grande de lo que imaginan”.

Otro que también dijo estar triste fue el secretario del Departamento de Recreación y Deportes, Waldemar Volmar Méndez.

“Hoy mi corazón se entristece. El periodismo deportivo no solamente pierde un excelente comunicador. Puerto Rico y el deporte pierden un gran tesoro de humildad, que suma su valor al cielo con su llegada. Elliot fue un luchador incansable del deporte puertorriqueño en todas sus manifestaciones, pero también nos educó a muchos”, destacó el funcionario en declaraciones escritas.

El secretario aseguró que valora los consejos que le dio Castro Tirado de cómo dirigir el departamento.

“Como Elliott jamás existirá un ser humano con tanto don de gente, respeto al prójimo y amor por su pueblo, pero sobre todo un gran compromiso con la juventud. Fue un verdadero ser de luz. Hasta luego mi gran amigo. En tu nombre continuaremos trabajando por el deporte y la recreación”, acotó.

El presidente de la Federación de Béisbol de Puerto Rico José Quiles también reaccionó apesadumbrado ante la partida del analista.

“El deporte puertorriqueño está de luto con la pérdida de Elliott Castro. Siempre lo recordaremos por su gran calidad humana, su respeto a los atletas y las instituciones deportivas y su estilo único detrás del micrófono. Nuestro abrazo solidario para sus familiares. Elevamos una oración por su eterno descanso”, sostuvo.

Los artistas y músicos boricuas y la gente de a pie utilizaron las redes sociales para enviar mensajes de afecto y solidaridad.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar